Qué es un DAFO

Qué es un DAFO y cómo se utiliza en la empresa

El análisis DAFO es una de las herramientas con las que podemos valorar los factores internos y externos que pueden influir en el éxito de una empresa.

Conocido también por las siglas FODA (Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas), o también las siglas en inglés SWOT (Strengths, Weaknesses, Opportunities, Threats) muchos planes de empresa suelen incluir este instrumento de planificación estratégica.

Aunque no es el único tipo de análisis estratégico que suele enseñarse en las escuelas de negocio, es muy importante conocerlo y utilizarlo tanto en un plan de empresa para la creación de un nuevo proyecto empresarial como en compañías ya creadas y consolidadas.

En este artículo te mostraremos qué es un DAFO, cómo puedes hacer uno y cuáles son las estrategias DAFO más conocidas que se pueden implementar.

Qué es un análisis DAFO

Se trata de un documento en el que se especifica un análisis de situación de la empresa en el momento de realizarlo.

No sólo se tienen en cuenta los factores internos (fortalezas y debilidades), relacionados con el propio funcionamiento de la empresa, sino también los factores externos (Oportunidades y amenazas) que tienen que ver con la situación de mercado (macroentorno), los avances tecnológicos o las circunstancias del sector (microentorno).

Puede entenderse por tanto como una herramienta de planificación estratégica, la cual se representa en una matriz cuadrada, donde las Amenazas y Oportunidades se colocan en el cuadrante derecho y las Fortalezas y Debilidades en el izquierdo.

Para qué sirve un análisis DAFO

En qué consisten las partes de un DAFO

Muchas veces se tiende a confundir los conceptos que forman parte de un DAFO.

Los alumnos de un máster MBA son conscientes de que no se trata de hacer un mero brainstorming sobre los posibles riesgos, sino que tiene que estar basado en datos reales o previsiones realistas si es una nueva empresa, y no en meras especulaciones.

Veamos en qué consiste cada una de las partes de un análisis de fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas.

Fortalezas

En esta parte de la cuadrícula se detallan las ventajas competitivas de la empresa. Se trata de factores internos que pueden influir en el logro de los objetivos.

Lógicamente, en el Plan de Empresa deben haberse detallado antes cuáles son esos objetivos y la razón de ser de la empresa, explicando qué producto o servicio ofrecen y a quién se dirigen.

En el área de Fortalezas, hay que destacar qué elementos diferencian a la empresa y permiten que pueda lograr sus objetivos. Por ejemplo:

  • Su experiencia en el sector.
  • Posicionamiento de marca en el mercado.
  • Conocimiento del cliente.
  • Menos costes.
  • Uso de mejores tecnologías.
  • Mejores acuerdos con proveedores

Claramente, la propuesta de valor de la empresa debe estar reflejada en sus fortalezas. Todo esto no puedo lograrse sin contar con algunos elementos de análisis, como los recursos financieros, humanos y materiales, la marca, la cultura empresarial, los costes, los canales de distribución. Una empresa con grandes fortalezas es aquella que apuesta por la formación en Dirección de Marketing con un Master en Ventas y Gestión Comercial.

Para definir correctamente las fortalezas de una empresa ya creada, es imprescindible una auditoría detallada.

Debilidades

En las debilidades se tienen que reflejar las desventajas internas de la empresa frente a sus competidores. Los elementos de análisis y datos que vamos a utilizar son los mismos que para las fortalezas. No obstante, detallaremos aquellos en los que la empresa está por detrás de sus competidores, o las razones por las que tendría un mayor riesgo para lograr su objetivo.

Por ejemplo:

  • Falta de experiencia en el sector.
  • Una estructura de plantilla poco flexible.
  • Ausencia de digitalización.
  • Costes internos muy elevados.
  • Pocos recursos financieros.

En definitiva, todos los aspectos relacionados con las finanzas, los recursos y el posicionamiento de la empresa que influyen en su baja competitividad y ponen en riesgo la consecución de los objetivos.

Oportunidades

Las oportunidades detallan los factores externos positivos (legislativas, de mercado, sectoriales…) que pueden influir en la consecución de objetivos.

Se trata de realidades de mercado, definidas mediante un estudio de mercado y de la competencia, que nos muestre opciones de que nuestra empresa pueda aprovechar la situación externa para lograr sus objetivos. Por ejemplo:

  • Se aprueba una ley que elimina barreras a la entrada en un determinado tipo de negocio.
  • Surge una nueva tecnología que está en pleno auge y facilita que pueda haber un mercado en crecimiento para ese servicio.
  • Un aumento del poder adquisitivo de los clientes, como consecuencia de una baja de impuestos o una subvención a la compra de nuestro producto.
  • Cambios en mercados externos, que nos permiten acceder a mejores proveedores para lograr una mayor rentabilidad.

Muchos de estos datos pueden observarse de manera intuitiva o a partir de las noticias. No obstante, para hacer un buen análisis DAFO es muy importante poder sustentar nuestra convicción sobre las nuevas oportunidades de negocio en datos reales y específicos, no en opiniones o especulaciones.

Amenazas

En el apartado de amenazas, debemos detallar uno por uno los riesgos externos que podrían impedirnos lograr nuestros objetivos de negocio.

Identificar las amenazas externas nos permite tomar posiciones de antemano para reducirlas o limitarlas mediante acciones preventivas.

Algunos ejemplos de amenazas en un análisis DAFO pueden ser:

  • La entrada en el mercado de nuevos competidores.
  • Nuevos impuestos que gravan la adquisición de nuestros productos o servicios.
  • Aumento en el precio de las materias primas.
  • Dependencia de proveedores en situación monopolística y oligopolio.
  • Cambios en el comportamiento o las preferencias de los proveedores.

Es conveniente siempre observar las tendencias del mercado para detectar posibles amenazas. Si surge por ejemplo una nueva tecnología que deja obsoleto nuestro producto o servicio, éste irá cayendo en desuso y supone un riesgo para la viabilidad del negocio.

Cómo hacer un análisis DAFO

¿Cómo se utiliza en la empresa una matriz DAFO?

La matriz DAFO permite a tu empresa tener claro cuál es su punto de partida. Dependiendo de los elementos que se hayan destacado en cada lado del cuadrante, pueden darse varias situaciones:

  • Grandes fortalezas y oportunidades: tanto la situación externa como la interna es propicia para conseguir grandes resultados. Hay oportunidad para lograr un crecimiento rápido y podemos asumir más riesgos, aprovechando el saber hacer y experiencia de nuestros equipos de alto rendimiento.
  • Grandes fortalezas, pero también grandes amenazas: a pesar de que tu marca está bien preparada, cuenta con abundantes recursos y un buen posicionamiento de mercado, existen riesgos externos que pueden perjudicar. En este caso, es más conveniente limitar nuestro riesgo y observar con detenimiento antes de tomar decisiones.
  • Grandes oportunidades, pero grandes debilidades: aunque la situación externa de mercado es deseable e invita al crecimiento, tu empresa presenta debilidades internas que pueden lastrar su desarrollo y el logro de objetivos. En estos casos es importante un fuerte liderazgo que permita corregir los defectos internos de la empresa para ser más competitivos.
  • Grandes amenazas y grandes debilidades: tanto la situación externa como interna no son favorables. Cabe replantearse si estamos en el negocio adecuado, o si existe la posibilidad de convertir nuestras debilidades en fortalezas.

Esperamos que tengas ahora más claro en qué consiste un análisis DAFO y qué sepas qué opciones puedes tomar ante cada situación.

Hacer una matriz DAFO es esencial en todo Plan de Empresa y también a la hora de enfocar el desarrollo de nuestro Plan de Marketing y Dirección Comercial.