Claves para construir equipos de trabajo de alto rendimiento

8 Claves para construir equipos de alto rendimiento

Los equipos de alto rendimiento son mucho más que una suma de personas. Son grupos integrados que trabajan para conseguir objetivos empresariales y no dependen al 100% de un jefe que les diga lo que tienen que hacer en cada momento. Su vocación va orientada a conseguir los resultados para los que se ha diseñado dicho grupo.

Formar y liderar grupos que trabajen por los objetivos de la compañía es una de las variables fundamentales del éxito en los Departamentos de Marketing. Promover esta forma de organización enfocada a lograr metas y desempeñar funciones precisas y de manera eficaz requiere de conocimientos en liderazgo y una visión empresarial que ayude a cada miembro del equipo a sacar lo mejor de sí mismo.

En este artículo queremos que conozcas las claves para crear equipos de alto rendimiento, una competencia de gran valor que te va a ser muy útil en el desarrollo de tu carrera profesional y muy valorada por las empresas para quienes quieren desempeñar funciones de gran responsabilidad.

Características equipo alto rendimiento

Las 8 claves para crear equipos de trabajo de alto rendimiento

Los departamentos de las empresas están formados por equipos especializados en determinadas áreas. De esta forma, se logra una mejor comunicación entre los miembros y se buscan sinergias entre profesionales con distintas capacidades y conocimientos multidisciplinares para lograr los objetivos de la empresa.

De lo que se trata es de que el todo sume más y funcione mejor que la suma de las partes, de manera que los miembros de los equipos de trabajo estén bien compenetrados y complementados.

Para construir estos equipos de trabajo de alto rendimiento, hay que tener en cuenta diversas claves o factores que incidirán en su funcionamiento.

Infografía 8 claves para crear equipos de trabajo de alto rendimiento

Liderazgo

Antes de establecer objetivos, definir roles y construir procesos de trabajo, es esencial establecer un liderazgo moderno e integrador, que esté alineado con los intereses de la empresa, pero que al mismo tiempo tenga una extraordinaria capacidad de comunicación y una gran creatividad.

Sin la imagen de un líder que conforme al grupo, no hay forma posible de conseguir crear un equipo de alto rendimiento, independientemente de que se sigan otras variables. En este sentido, hay que tener en cuenta que el liderazgo es una competencia que se puede aprender, y de hecho, puede mejorarse a través de estudios de Master en Dirección de Marketing y Gestión Comercial con ese enfoque de liderazgo.

Establecer objetivos

Una de las bases de todo equipo de alto rendimiento será tener objetivos claros y que todos los miembros del equipo conozcan y compartan. Esos objetivos deben ser realistas y poder medirse de manera adecuada para que pueda conocerse el grado de éxito de las funciones que desempeñen los miembros del equipo.

El líder del equipo debe motivar a los miembros del equipo para que vean que la consecución de las metas empresariales está alineada también con sus intereses particulares. De esta manera, se podrá mantener el compromiso del equipo para que éste pueda estar motivado y ser consciente de la importancia de cumplir con los plazos para ser eficaces.

Definición de roles

El primer paso para configurar un equipo profesional es la definición de roles. Pero antes habrá que haber elegido a los miembros del equipo entre personas de talento y con habilidades necesarias para llevar a cabo los objetivos.

En este sentido, no hay que tener temor de vincular perfiles y personalidades diferentes. Algunas tendrán un perfil cooperativo y adaptativo, otras tendrán un carácter más optimista y sociable, y habrá también personas con un estilo independiente y con capacidad de decisión. Todos estos roles son necesarios y ayudan a que los diferentes miembros del equipo se complementen unos a otros.

Construcción de procesos

Una vez establecidos los perfiles y roles, hay que definir claramente las funciones y los procesos de trabajo. Qué hará cada persona en función de sus conocimientos, capacidades y características personales, así como los procedimientos y metodologías que se van a seguir para planificar, decidir, ejecutar y reaccionar ante situaciones diversas de cara a lograr objetivos.

Sería importante que el grupo tuviera un protocolo de actuación y unas normas bien estructuradas para saber cómo responder ante determinadas situaciones. De esta manera, se puede fortalecer la productividad del grupo de cara a garantizar una mayor eficacia.

Autonomía

Uno de los aspectos que distinguen a un equipo de alto rendimiento es su alto grado de autonomía. El equipo debe poder tomar decisiones y tener una cierta independencia porque cada uno de los miembros debe ser consciente de qué es bueno para lograr los objetivos y qué no.

No se trata de que los integrantes del grupo de trabajo actúen como autómatas, repitiendo una misma tarea, y que cuando se produzcan situaciones imprevistas, el equipo se quede bloqueado y debido a esto no se logren los objetivos.

Buena comunicación

La comunicación es fundamental en los equipos de alto rendimiento porque existe un conocimiento compartido que debe pasar de unos a otros. Ninguno de los miembros tiene absolutamente todo lo necesario para desarrollar sus funciones, necesita el apoyo de los demás.

En los equipos de trabajo, cada persona debe funcionar como un vaso comunicante de la información para que todos los miembros dispongan de las claves que necesitan para no estar bloqueados, además de que se pueda generar un buen clima laboral.

Visión global

Un equipo de alto rendimiento debe tener una visión global de los objetivos, funciones y roles que cada uno desempeña. Su interés no debe ser únicamente desarrollar su tarea individual, sino que todos juntos puedan avanzar hacia un objetivo común. En este sentido, cada miembro del equipo debe tener un sentimiento de pertenencia, motivar a los otros miembros del equipo y favorecer la eficiencia de los demás. La cooperación debe primar sobre la competencia porque los intereses particulares de los empleados no deben estar por encima de los objetivos.

Sistema de recompensas

Finalmente es conveniente que en un equipo de trabajo se establezca un sistema de recompensas o bonus, en función de la consecución de metas globales o metas más pequeñas. La medición de resultados debe permitir que cuando se alcancen hitos importantes los miembros puedan obtener alguna empresa, lo que ayuda a aumentar su productividad y a maximizar los esfuerzos.

Las recompensas no deben ser solo individuales o excluyentes, sino que también debe haber metas de equipo, donde todos reciban la misma compensación. Esto ayuda a que el equipo se ayude mutuamente y coopere en lugar de competir entre sí, ya que el beneficio colectivo depende del trabajo de todos.

Cómo funciona un equipo de trabajo de alto rendimiento

Conclusión

Crear y formar equipos de alto rendimiento tiene una importancia capital en el crecimiento de una empresa. Para desarrollar estrategias de marketing y ventas, los Departamentos de Marketing deben contar con equipos bien estructurados y compenetrados, con un liderazgo activo que facilite las tareas de cada uno de los miembros.

La Cámara de Comercio de Valencia promueve el desarrollo de equipos de trabajo de alto rendimiento a través de los estudios de Master en Dirección de Marketing y Gestión Comercial, donde los estudiantes deben realizar por grupos un Proyecto Empresarial de Marketing (PEM) que estimula la capacidad de trabajo en equipo y el liderazgo en la gestión de personas.